ZeynZeyn

By Alicia Vallespi

La idea de que estamos condicionados para responder de un modo particular a un estímulo concreto es aplicable a nuestras conductas más primarias, pero no para el resto. Ante cada cosa que nos pasa, tenemos la libertad interior de elegir la respuesta que queremos dar, y esta incluye los privilegios que nos singularizan como personas: autoconciencia, imaginación, conciencia moral y voluntad independiente. Tomar la iniciativa y responsabilizarnos de nuestras propias respuestas y de nuestras vidas es ser proactivo. Esto supone asumir nuestra responsabilidad. Responsabilidad también significa asumir las consecuencias de nuestras conductas o respuestas.

Cuando explico esto en mis cursos o talleres, siempre espero un momento para seguir hablando, porque suele  intervenir alguien diciendo algo como: “Claro, eso es muy fácil de decir…”, o “Eso que dices es fácil para las cosas sencillas, pero para las complicadas … “. Cierto, es fácil de explicar, y también es muy fácil de entender, pero no estoy en absoluto de acuerdo en que sea aplicable sólo para las cosas del día a día, aquellas en las que no nos jugamos mucho; al contrario, cuando es importante y necesario es en aquellas situaciones “difíciles” que nos ponen al límite. Ahí vale la pena tener entrenada esta competencia personal. Yo no digo que sea fácil de aplicar, no lo es, pero es muy saludable para nuestro bienestar y el de los que nos rodean.

Ninguna circunstancia, y ninguna es ninguna, lleva escrito en ninguna parte cómo debemos reaccionar cuando sucede, o ¿Porque diferentes personas responden de forma diferente ante la misma situación? La respuesta no depende de la situación, sólo depende de nosotros. Soy consciente de que esto suena a frase hecha, pero es así, sencillo y claro. Somos nosotros los que le damos a lo que nos sucede un significado de sufrimiento, de angustia, de insoportabilitat, de aceptación o incluso de oportunidad.

Me gusta poner el ejemplo de aquella madre que ante los comportamientos disruptivos de su hijo me decía: “Alicia, mi hijo me pone muy nerviosa” y yo le contestaba: “No, no es tu hijo que te pone nerviosa, tú te pones”. Ella creía que no la estaba entendiendo, y me volvía a repetir lo mismo. Claro que la entendía, lo que le quería explicar es que no es el niño el que con su conducta dispara los nervios de la madre, sino que la madre es la que está decidiendo perder la paciencia ante el comportamiento del hijo.

Cuando otorgamos a los demás o a las circunstancias el poder para hacernos sentir o responder de una forma tóxica para nosotros, también les estamos otorgando la fuerza para hacer con nosotros lo que quieran, les estamos cediendo nuestro poder interno, y en consecuencia nosotros quedamos anulados para decidir. Esta es la actitud reactiva. Una actitud en la que los demás tienen la culpa de lo que nos pasa, y nosotros no somos responsables de nada. Los adolescentes de eso saben mucho, cuando dicen cosas como “el profe me tiene manía”, “el profe me ha suspendido”… depositan toda la responsabilidad en el otro y ellos quedan fuera, como si no formaran parte de la situación.

Si nuestras vidas se desarrollan en función de los condicionamientos, es porque -por decisión o por omisión- hemos elegido otorgar a algo o a alguien el poder de controlarnos y es entonces cuando nos volvemos reactivos. Las personas reactivas se ven constantemente afectadas por su entorno físico, social, por sus circunstancias, por sus sentimientos. Las personas proactivas llevan con ellas su propio clima y aunque se ven influidas por los estímulos externos, su respuesta es una elección desde su libertad interior.

“Lo que nos duele, más que lo que nos pasa, es nuestra respuesta a lo que nos pasa”.

S.R. Covey

Descarga tu TIP, puedes imprimirlo, compartirlo con tus amigos o en las redes sociales:

TU-DECIDES-POST-PROACTIVIDA

AliciaVallespi
About AliciaVallespi
Coach PCC por ICF. Licensed Practitioner of NLP, por la Society of NLP y el Dr. Richard Bandler. Psicopedagoga, y en mi formación complementaria especialista en Desarrollo Neurofuncional y terapeuta en audio-psico-fonología. Como formadora, mis áreas de actuación siempre están relacionadas con la mejora personal o profesional de las personas, los equipos y las organizaciones, y son básicamente el trabajo del liderazgo, la comunicación, la motivación, la gestión de conflictos o la inteligencia emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
¿pro-activo o pro-nomeresponsabilizo?