ZeynZeyn

.

 

 

 

 

 

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Gestiona tus emociones y tu relación con los demás

 

 

 

.

A través de la inteligencia emocional podemos

Conocer las propias emociones.

Manejar nuestras emociones.

Motivarnos a nosotros  mismos.

Reconocer las emociones de los otros.

Establecer buenas relaciones.

Fue el libro Inteligencia emocional de Daniel Goleman (1995), el que difundió este concepto espectacularmente. Goleman diferencia la inteligencia emocional de la inteligencia general, llegando a afirmar que la primera puede ser tan poderosa o más que la segunda y que el CE (cociente emocional), a la larga sustituirá al CI (cociente intelectual).

El CI no es un buen predictor del éxito en la vida; el 80% depende de otras causas, muchas de ellas de tipo emocional. Ni el CI ni el rendimiento académico son buenos predictores de la productividad en el trabajo. Las personas con éxito se diferencian por sus habilidades, presentes desde la infancia, para dominar la frustración, controlar las emociones e interactuar con otras personas. La inteligencia emocional es independiente de la inteligencia académica y la correlación entre CI y bienestar emocional es baja o nula.


Las competencias emocionales se pueden aprender

Todos podemos ser emocionalmente inteligentes


Hoy sabemos que sólo se pueden tomar decisiones racionales correctas si están respaldadas por emociones. La conexión entre razón y emoción es lo que nos permite tomar decisiones en la vida. Actualmente, se considera que una interpretación de la mente humana en términos exclusivamente racionales e intelectuales, se convierte en una visión incompleta de la misma.

Durante los últimos años se ha producido un importante aumento del número de investigaciones dirigidas a la utilización óptima de nuestro mundo emocional para el logro de nuestros objetivos vitales, ya que las emociones se encuentran presentes en cualquier momento y dimensión de nuestra vida e impregnan todos los procesos cognitivos.

La conducta inteligente queda definida a partir de tres criterios: adaptación, selección y modificación del medio próximo, lo que se denomina como inteligencia práctica.

Los impulsos, las emociones y la afectividad impregnan toda la actividad individual y colectiva.

Podemos definir la inteligencia emocional como un conjunto de habilidades que incluyen una adecuada comprensión, evaluación, regulación y expresión de las emociones, es decir, el control de uno mismo que favorece el logro de las metas propuestas.


La inteligencia emocional es una meta-habilidad que determina en qué medida podremos emplear correctamente otras habilidades, incluida la inteligencia cognitiva


El trabajo de una competencia emocional oportuna contribuye a potenciar la inteligencia, entendida en sentido amplio. Por ello, si consideramos a las personas como una totalidad comprobamos que no podemos separar el sentir del pensar, porque los pensamientos dependen de los sentimientos y los significados personales de los afectos.

Cada vez más, se valora la necesidad de desarrollar competencias que van más allá de las competencias profesionales habituales y que hacen referencia a las competencias emocionales, entendidas como una forma de tratar una de las competencias básicas para la vida.

Podemos entender las competencias emocionales como el conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para comprender, expresar y regular de forma apropiada los fenómenos emocionales.

Hoy en día las competencias emocionales se consideran un aspecto importante de las habilidades necesarias en el mundo laboral, demostrado el hecho de que la productividad depende de una fuerza de trabajo que sea emocionalmente competente.

Goleman, Boyatzis y Mckee proponen cuatro dominios en la inteligencia emocional: conciencia de uno mismo, autogestión, conciencia social y gestión de las relaciones:

2 COMPTENC. I. E.

¿Cómo define la OMS la salud?

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.» (Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, 1948)

En la base del trabajo que desarrollamos en MIND ON se encuentra esta concepción integral del ser humano y la indisolubilidad de los aspectos mentales, emocionales y relacionales en su desarrollo unificado y saludable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR